EXPERIENCIAS DE VISIÓN AURAL

Percibiendo más allá del Ver y la palabra


Nombre: S.D.:.
Alumna del Curso de Visión
Aural por Internet y de Tensergética

Hola Cristian:

Tu artículo sobre "
Niveles de Atención... "  y los emails con el tema de MIRAR - VER - VER CON LOS OJOS CERRADOS, etc. etc... me han impulsado a mostrar un poco la forma en que percibo el mundo sutil.

Estoy convencida de que la percepción no es sólo a través del sentido de la vista, incluso que no es sólo a través de los "sentidos".

A veces es bueno hablar, pero hay cosas que se expresan mejor de otro modo.

S.D.:


Respuestas del profesor

S.D.:

Tu dibujo es una interpretación artística muy hermosa y humana del aura, basado en tus vivencias e impresiones. Pero la dimensión sutil es mucha más hermosa y
armónica, para el ojo humano, en su manifestación estructural, Solo debes completar su percepción consciente y verla. Entonces comprenderás.

Es tan objetiva su existencia que no es necesario imaginarla ni proyectarla, ni alucinarla ni inventarla para intentar describirla. Está ahí, todo el tiempo. Es suficiente con verla directamente y por supuesto, como bien dices aprehenderla sin mirar ni ver, pero... Esto es un curso de visión aural :-)

El artículo "niveles de atención como áreas de actividad" intenta atenerse únicamente a la percepción mediante el uso de un único sentido. En este caso se refiere la vista.

Pero conocemos que cuando se accede conscientemente a niveles de percepción visual, de realidades alternativas, invariablemente participan el resto de los sentidos en su interpretación y registro y somos tan sensibles como para poder apreciarlo. De ello depende en gran medida la apertura de modalidades alternativas de acción.

Existe además un modo silencioso, no racional de experimentar esas matrices, sus contenidos y manifestaciones, incluso durante el ensueño, pero tratándose de despertar visión aural, es estrictamente indispensable, en los inicios del adiestramiento, que el alumno no enfoque su atención en otra percepción que no sea la estrictamente visual. Centrarse en otras sensaciones y percepciones es ahora prematuro, puede debilitar el acceso a la visión de esa realidad que se esta intentando percibir con todo control, se puede terminar desorientados entre tantas posibles  sensaciones, percepciones e interpretaciones y limitarse el primer salto dentro de la enseñanza experiencial para despertar y sostener Visión aural y supra-aural, que es solo una parte del adiestramiento de Tensergética

Es muy difícil interpretar a la realidad sutil mediante nuestros sentidos, que solo podemos utilizar a modo de transductores sensoriales. Utilizamos el concepto de transductor sensorial para referirnos al modo en que nuestros receptores especializados de los sentidos convierten una modalidad de estímulo desconocida en otra familiar y conocida en términos de la percepción humana. Los receptores sensoriales son los transductores y el cerebro el traductor.

Por ejemplo, cuando Vemos el aura, interpretamos su existencia en términos de densidades, texturas, colores, formas, volúmenes, movimientos, límites, intensidades luminosas, etc., que son los elementos que constituyen una experiencia visual para un cerebro humano que interpreta la realidad. Pero lo que nosotros percibimos  a través de nuestros ojos, no tiene porque coincidir con la verdadera naturaleza de lo percibido.

Para un animal que no vea colores, en caso de que viera el aura, no la vería como nosotros. Para él, el color no es un elemento conocido ni real, su cerebro posiblemente traduzca al color en un tono de grises. Ha circunscrito una bellísima experiencia de color, que le resulta desconocida, al mundo visual monótono de su especie. de modo que lo que ve no se corresponde a lo que puede ser.

Así, cuando vemos el aura en términos humanos, traducimos a nuestros códigos perceptuales su verdadera manifestación y terminamos considerando  su reconocimiento sensorial que es siempre limitado, como si fuese su verdadera y completa esencia Pero, es válida la experiencia. Utilizando nuestros sentidos siempre alcanzaremos un conocimiento aproximado de lo percibido. "La cosa en si" siempre resultará incognoscible en sí misma. No obstante, llegar a ver y experimentar esa realidad, nos "acerca a ella
" lo suficiente para que podamos orientarnos y conocerla mejor sensorialmente, lo cual es ya un gran paso, porque antes de aprender a verla y experimentarla, al Yo racional, le resultaba absolutamente desconocida, e inasumible su existencia.

No obstante, al utilizar nuestros ojos, estamos procesando la manifestación aural, mediante transductores muy bien relacionados con nuestros procesos conscientes, ya que la vista es el principal sentido vinculado al Yo y aunque nuestra percepción sea siempre subjetiva; si percibimos visualmente la realidad sutil, somos mucho más objetivos si la describimos que si  intentamos interpretarla mediante nuestros sentidos táctiles, cinestésicos profundos, olfativos auditivos gustativos y otros posibles modos de acceder a la información.

Como quiera que al percibir el aura se involucran otras experiencias no sensoriales relacionadas con nuestro mundo emocional, nuestra intuición y sensaciones viscerales, podemos terminar haciéndonos una idea muy subjetiva de su apariencia.

Cada sentido nos hace percibir la realidad sutil de un modo diferente. Incluso la percepción combinada de todas nuestras impresiones incluyendo la visual, es mucho más abstractas que lo que pensamos si tomamos en consideración que muchas de esos procesos no son racionales.

Hay un cuento clásico, donde varios ciegos querían  tener una definición conceptual y estructural de un elefante. Cada uno de ellos se aproximó al animal y comenzó a palparlo y según la parte de su cuerpo que  exploraban así creían que era el elefante. El que exploraba la cola, creía que el elefante era delgado y terminaba en un mechón de pelo y otro concepto tenían del elefante, los que exploraban los colmillos, la trompa, las patas, etc. Integrar todo ese conjunto de impresiones de cada uno de los ciegos, es mucho más fácil si cada uno de ellos palpa un modelo pequeño del elefante. La magnitud de lo percibido también nos afecta y distorsiona nuestras apreciaciones. Todavía podemos confundirnos mucho más si intentamos describir lo absolutamente desconocido. Y lo que ya es imposible describir es lo indescriptible.

regresando a nuestro caso, cuando intentamos interpretar los niveles de la realidad sutil que están al alcance de la percepción humana. Cuando deseamos interpretar combinadamente todas las sensaciones sensoriales, las emociones y sensaciones experimentadas durante la percepción del aura, integrando todas las experiencias, en vez de acercarnos a la comprensión absoluta terminamos reconociendo la aproximación a su verdadera apariencia. Nos adentramos en un contexto donde apariencia y esencia están muy relacionadas.

Todas las manifestaciones que describimos como cuerpos aurales y elementos de la anatomía aural, solo son descripciones ordenadas sistemáticamente de las percepciones de todos los humanos que perciben a ese nivel de la realidad y que expresan una regularidad en su descripciones, pero solo constituyen aproximaciones.

Es decir, Cuando describimos cualquier cuerpo aural, ejemplo: el primer cuerpo Etérico, solo estamos describiendo una matriz sutil de forma aproximada y que es percibida "de ese modo"  en términos humanos, solo a un nivel particular de la atención y que expresa ciertas características y regularidades que nos permiten orientarnos e identificarlo..

Si cerramos los ojos e intentamos interpretar la arquitectura aural, basándonos en todas nuestras sensaciones experimentadas que se relacionan con su registro. Podemos obtener un cuadro muy heterogéneo y divergente para cada persona. La experiencia cae de picada en el terreno de lo subjetivo y se pierde coherencia. De hecho cuando cerramos los ojos y atendemos a nuestras sensaciones podemos confundir aquellas endogeneradas de las que provienen de esa matriz en su componente externo.

Es mejor entrenar nuestros sentidos uno a uno, Primero la vista, luego la exploración cinestésica, etc. Algo así como primero la trompa, luego la cabeza y los colmillos del elefante..etc.

Tu dibujo, refleja tu impresión sobre el Aura, pero en la medida que intentas interpretar sus niveles más externos y finos, va perdiendo correspondencia con lo que han descrito los seres humanos que pueden verla, desde el inicio de la historia y lo que vemos nosotros y empiezas a ver tu misma.


Las capas superiores del aura que representas en tu dibujo, muestra una ampliación de una silueta humana in crescendo autosemejante y repetida. La matriz sutil en términos de percepción visual no es así en  absoluto. No debes afianzarte al esquema antropomórfico que te ata la percepción de tu propio cuerpo, Porque tus cuerpos sutiles, en la medida que se extienden más hacia afuera, van perdiendo la forma humana y desenfocándose para ir convirtiéndose en otra cosa mucho más abstracta. En ciertos niveles de su manifestación, ni el ojo humano ni ninguno de nuestros sentidos puede inferir nada de su apariencia.

Aunque todo el mundo que vea tu dibujo reconozcan que intentas representar al aura, no es el aura tal y como se VE y se parece más a los dibujos que hacen personas que dicen ver el aura, incluso personas que escriben libros sobre el aura pero solo pueden interpretarla basándose en experiencias no visuales y muy poco objetivas.


La mayoría de los dibujos sobre el aura, que puedes ver en la mayoría de los libros sobre el aura, nada tienen que ver con el aura. Barbara. A.Brennam es quizá una de las pocas excepciones a las que me atrevo a nombrar con toda responsabilidad.

Si se trata de dibujar, es decir, de representar al aura en imágenes para que otras personas la puedan mirar. Tendrás que abrir tus ojos, entrar en Visión y luego dibujar lo que ves. Te aseguro que tu dibujo será mucho más certero así, que cerrando los ojos e intentando dibujar lo que sientes.

¿Puedes dibujarme el olor de una manzana? Sí. Pues yo prefiero que me dibujes la manzana :-) y que me hables de su olor. Pero si nunca he olido la manzana puede ser que no te entienda.


Esas cosas que deseas expresar de otro modo porque tus palabras no te alcanzan para describirlas, a veces no son traducibles a ninguna de las manifestaciones del arte ni de la comunicación, porque se relacionan con aprehensiones y vivencias muy profundas. La única solución es, que la persona interesada lo experimente por si misma, entonces con solo dos palabras te entenderá. El resto de las personas que te escuchan, no conseguirán nunca comprender tus vivencias por largo y explícito que sea tu discurso.

¿Conoces el sabor de la pitijaya? No lo conocerás, ni podrás imaginarlo, por más que te lo describa, hasta que la pruebes.

De todos modos. Entiendo lo que intentas decirme y comparto completamente tus ansias de comunicar.


En este caso, Tratándose de un curso de Visión Aural debes centrarte en lo que ven tus ojos. No se trata de dejar a un lado lo demás, porque es imposible, pero debes gobernar tu enfoque.

Ahora mismo me es muy difícil explicarte ciertas cosas sobre la dimensión aural o supra-aural. Tienes que verlas por tus propios ojos y llegado el momento, podemos conversar sobre ciertas cosas que entonces tendrán sentido para ti.

Te felicito por tu esfuerzo.

Saludos

Cristian


 

CopyRhigt © Cristian Salado.
Reservados todos los derechos.
La información contenida en este curso, así como las imágenes que se muestren,  no pueden transferirse, ni reproducirse total ni parcialmente, en cualquier forma que sea, electrónica o mecánicamente, con fines ajenos a la formación personal del alumno, ni fuera del contexto de este curso, sin la autorización expresa del profesor.

Kit de Láminas

Dibujo realizado por Ana Rico, Coordinadora y Graduada del Método Saurayi de Terapia Tensérgica.

Adquiera el juego de 28 láminas de los Cuerpos y Dobles Sutiles.

Esta Web está diseñada para ser vista con Internet Explorer.
Vea esta página con
Internet Explorer

 Haciendo clic,
en el botón F11

InicioCurso_onlineFaqsExperiencias——Ir arriba